104 años

 104 años de vida

Nuevos aportes respecto del nacimiento del club Atlético Colón...

Sí, fue el 5 de mayo de 1905

Su autor es ex dirigente de Colón en la presidencia de Italo Giménez y agradece la colaboración prestada en esta investigación a Teresita Cullen, al hijo de Simón Bru y al presbítero Edgar Stoffel, en cuyo homenaje escribió el siguiente artículo.



Una de las polémicas futboleras instaladas en la ciudad se refiere a la certeza o falsedad del nacimiento del hoy club Atlético Colón, el 5 de mayo de 1905. Por una parte, sus parciales afirman la veracidad; por la otra, sus contrarios desmienten la especie.

El cielo estaba gris aquel viernes 5 de mayo de principios de siglo, como preanunciando la terrible inundación que un mes y días después azotaría la ciudad —como tantas veces después lo seguiría haciendo—, pero los niños de aquel barrio junto al río (en realidad eran del barrio sur la mayoría de ellos) que llamaban el “barrio de las latas” o el “campito” hacían del terreno que nacía en Juan de Garay (en aquel tiempo Córdoba) y terminaba en 3 de Febrero, y desde calle San Luis hasta la orilla del río, “su cancha”.

Allí, casi todos los días, un grupo de niños de 8 a 14 años jugaban al fútbol. Eran una mezcla de hijos de familias patricias y del pobrerío de la zona, no sólo del barrio propiamente dicho, sino que algunos como Geadá Montenegro, venía desde calle Catamarca entre 25 de Mayo y San Martín, zona de caserones de familias de inmigrantes y de los llamados “conventillos”, que se extendían hasta calle San Luis y donde se destacaba el más famoso de ellos, denominado “de los 40 cuartos”, que estaba en la esquina de Catamarca y San Luis.

Dice bien Jesús Sidoni en su “historia del club Atlético Colón” quiénes fueron los fundadores, aunque algún nombre se le escapa, pero es totalmente cierto los nombres que da y las circunstancias en que se funda.

Lo que ahora humildemente puedo aportar a la verdad histórica es que aquellos niños que se llamaron Ernesto y Adolfo Celli, “el Alemán”; Atilio “Gringo” Badalini; Ricardo y Guillermo Cullen Funes; Geadá Montenegro; Mariano C. Rodríguez; Helvecio Fontana; Juan Adán Leyes; Juan y Antonio Rebecchi y su primo Aníbal “Gallo” Rebecchi; Humberto Sosa (hasta acá los citados por Sidoni), habría que agregarle a los hermanos Alfredo y Roberto Casablanca y al más humilde del grupo, Simón Bru; y que ninguno de ellos tenía el concepto de un club “institucionalmente” hablando, por ello no existe acta de fundación. Pero sí tenían, como todo niño, el concepto de un club nacido de un sueño, de una utopía, de un ideal, de una leyenda.

Por eso, no importa el lugar, puede ser una esquina (en nuestro caso fue la de 25 de Mayo y Buenos Aires), un café, la casa de uno de ellos... No importa el lugar. Sí importa la voluntad. Y tras ella una fuerza insospechada: el barrio, las familias de ese barrio confundidas en una familia grande que pronto dispondrá de una casa propia, con una puerta amplia abierta para todos...



El protagonismo de doña Manuela

Todas las circunstancias que se pueden pensar y suponer, se dieron en el nacimiento de Colón: el barrio, los niños con su ideal, las familias apoyándolos, especialmente las madres. Las madres que fueron, principalmente, la de los Cullen Funes, la de Sosa, la de los hermanos Rebecchi, la de los Celli y la madrina de Montenegro, luego vendría la barriada, la ciudad y así nacería la leyenda.

Pero como todo proceso histórico, hay alguien que descolla; y en el caso particular de Colón tenemos que develar algunos misterios, uno de ellos el por qué se eligió la fecha del 5 de mayo de 1905 y el porqué de la decisión de fundar el club.

Doña Manuela Funes de Cullen nació en la ciudad de Paraná el 5 de mayo de 1862 y fue bautizada días después en la Catedral Metropolitana de aquella ciudad. Su padre fue un conocido educador, don Pedro Lucas Funes, cuyo nombre llevan varias escuelas e institutos educativos, y desde muy joven fue una activa católica social que la llevó a un compromiso total y a participar del Consejo de la Sociedad de Damas Vicentinas, del Apostolado de la Oración, miembro de las mujeres de la Acción Católica Argentina, contribuyó a la construcción del templo de Monte Vera y de Laguna Paiva, fue fundadora de la Asociación de Ex alumnas del Colegio Nuestra Señora del Huerto, del Asilo de Ancianos, de la Orden Tercera de San Francisco y es por ello que, siguiendo los lineamientos del Congreso Terciario de los Hermanos Franciscanos de 1903, venía trabajando en la evangelización de los niños del mundo de la pobreza, en especial de los de Alto Verde, a quienes con algunas de las madres nombradas y la madrina de Montenegro, señora de Busaniche, beneficiaban con su accionar.

Por ello, decía uno de sus obituarios, “su hogar era ejemplo de grandeza moral, de mantenida fe cristiana y de hospitalidad generosa para todos los amigos y aquellos que se llegaban hasta ella en demanda de caridad o de consuelo”.

La casa de calle San Martín

Es en esa casa de San Martín 1878 que doña Manuela Funes de Cullen, cuando cumplía sus 43 años, apoyó decididamente el sueño de los niños de fundar “su club de fútbol”, no sólo porque en él estaban sus hijos, sino porque, principalmente, ello se ajustaba a las recomendaciones del I Congreso Nacional Católico, presidido por José Manuel Estrada y del Congreso de los Hermanos Franciscanos de 1903 de formar instituciones que defiendan a los obreros, a las mujeres y los niños, contra el embate del liberalismo y de las ideas “extremas” que imperaban en esos años y que en esos días agitaban al país.

Por eso, otro de los obituarios sobre su muerte, citaba “El Libro de Tobías, aquel varón justo que permaneció fiel a Dios...” y que dice: “Daba de comer a los hambrientos, vestía a los desnudos y repartía a cada uno, según alcanzaban sus fuerzas, una porción de sus bienes”. Y afirmaba más adelante que doña Manuela “encarnó en su persona toda la alcurnia del patriciado santafesino y se dedicó por entero a dulcificar los dolores del pueblo humilde de esta ciudad”.

Una carta

Y todo eso es corroborado 20 años más tarde, cuando Ricardo Cullen Funes es propuesto para presidente del club Atlético Colón en 1925, que su hermano Guillermo le escribe una carta desde Tartagal —Departamento Vera— donde se había radicado por cuestiones de trabajo. Y el 1º de octubre de ese año, le dice entre otras cosas personales y familiares: “...Según me dices en tu carta, te es imposible venir hasta el segundo domingo de este mes; tal vez sea por esperar la reunión por el cambio de autoridades del club Colón y tu resolución de aceptar o no la presidencia del mismo que te han ofrecido... Por un olvido involuntario, en mi anterior no te he felicitado por dicho ofrecimiento. Mucho me alegro encuentren en vos condiciones y méritos, honradez para hacer progresos en la institución que desde nuestra niñez hemos seguido con cariño y donde se formaron campeones como ser el pobre Ernesto (Celli), el Alemán (Celli), el Gringo (Badalini) y muchos otros que si no llegaron a hacer lo mismo es porque no han salido de su provincia...”.

Creo que con esto ponemos fin a la polémica y que queda definitivamente aclarado que el nacimiento del glorioso club Atlético Colón fue el 5 de mayo de 1905.

Patria Sabalera, 100.9 Radio Chalet
 
Publicidad
 
El mejor sitio del Hincha Sabalero
 
Sos el visitante n°
 

Contador gratis
Asociate gratis a Patria Sabalera
 
Asociándote gratuitamente a Patria Sabalera, obtendrás tu número de socio y participá de los sorteos que se hacen en las transmisiones de los partidos. Envia tu mensaje a: PatriaSabalera@hotmail.com
Actualizamos todos los días
 
 
Hoy habia 8 visitantes (133 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=